10N : Crónica de una muerte anunciada

Veo en los sucesos de España un insulto, una rebelión contra la inteligencia, un tal desate de lo zoológico y del primitivismo incivil, que las luces de mi racionalidad se estremecen. 

Manuel Azaña

Ésta es la radiografía del egocentrismo e irresponsabilidad política en pleno apogeo en España.

Se trata, tomando prestado el título de la novela homónima del premio Nobel colombiano Gabriel García Márquez de la Crónica de una muerte anunciada.

No se confundan, el cadáver no es Ciudadanos a pesar de su estrepitoso fracaso pasando de 57 a tan sólo 10 escaños sin un solo atisbo de humildad ni dignidad por parte de su líder Albert Rivera. Rivera cristalizó anoche el egoísmo y falta de miras de nuestra clase política al perder incluso la oportunidad de mostrar una mínima elegancia presentando su dimisión y asumiendo en primera persona y no con meras palabras vacías el descalabro de un partido diseñado a su medida. La dimisión ha llegado tardía y discretamente esta mañana.

A pesar del olor a podrido, tampoco es el PSOE (el Partido Socialista Obrero Español) el muerto; aunque su líder carece de pulso además de la lucidez y de la transparencia necesarios para un jefe de Estado. Pedro Sánchez celebró anoche la tercera victoria socialista consecutiva haciendo un elogio a la participación ciudadana como un triunfo del legado de la democracia, con un discurso tan manido y vacío como su sonrisa y su falso entusiasmo.

Un líder carismático y honrado habría reconocido los tiempos sombríos que se ciernen sobre nuestra democracia y la necesidad urgente de estrechar los lazos entre demócratas para hacer frente al peligro del auge de la extrema derecha. Un líder honesto habría incluso reconocido su propia responsabilidad en la enajenación mental y el hastío popular que ayer encumbró a VOX hasta convertirse en tercera fuerza política en España. Por el momento, Sánchez se limita, como nos tiene acostumbrados, a lavarse las manos y a culpar al resto de partidos del bloqueo político.

Por su parte, desde Unidas Podemos, se abogó por la necesidad de diálogo y se lanzó entre líneas la acusación contra Más País de debilitar y fragmentar a la izquierda. Renunciando a hacer su mea culpa y acusando al recién llegado en lugar de asumir errores.

Y mientras la izquierda se precipita, la derecha crece y en especial ese animal irracional que es la extrema derecha que apela a uno de los instintos más primarios del ser humano, el miedo. Lo tenía fácil para arrasar anoche con tan buen abono: el bloqueo político durante meses, el fantasma de la descomposición territorial tras la sentencia del procès, la incapacidad de la clase política para superar sus divisiones e intereses partidistas y pensar en el bien común.

Por eso mientras escuchaba el discurso enardecido de Santiago Abascal, líder de VOX, peligroso y medido, con tintes de José Antonio Primo de Rivera y rodeado de banderas españolas, de vítores e himnos tomados de la Roja; sentí que lo que anoche murió definitivamente fue la posibilidad de convivencia y respeto entre españoles, de restablecer de nuevo la confianza en nuestra clase política y superar la fractura social.

Murió el idealismo porque vivimos en un país de políticos despiadados que utilizan el juego peligroso de servirse de la ciudadanía lanzándola como arma arrojadiza contra sus adversarios.

Francisco de Goya y Lucientes, El sueño de la razón produce monstruos (1799), grabado de la serie Caprichos. 

Frente a ellos el monstruo salvaje del fanatismo recupera votos, sembrando el miedo, el victimismo y el odio, resucitando el discurso de las Dos Españas, apropiándose de los signos nacionales y desprestigiándolos para siempre al asociarlos exclusivamente a esa España, aparentemente la única, con la que desde luego, no me siento identificada.

Una historia triste, vieja y bien conocida.

Minerva CECILIA,
Española asqueada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s